Repetición

La repetición es un recurso retórico que consiste en reiterar palabras, ideas, conceptos, sonidos, frases, construcciones o partes de un texto.

Ejemplo de repetición:

“Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla”.

(El rayo que no cesa, de Miguel Hernández)

La repetición se emplea en textos literarios, como poemas, obras de teatro, cuentos y novelas, con el objetivo de enfatizar una palabra o una idea o de generar un efecto estético en relación con el ritmo y el sonido.

También se suele utilizar en discursos y exposiciones, para que los oyentes puedan asimilar y recordar una idea con facilidad, o en dichos, trabalenguas y juegos de palabras.

Importante: En los textos periodísticos, académicos o divulgativos, la repetición de una palabra o la redundancia de un concepto en la misma oración debe evitarse porque se considera un vicio del lenguaje.

Tipos de repetición

Existen distintas figuras retóricas que utilizan la repetición. Las más relevantes son:

  • Rima. Es la repetición de todos o algunos sonidos desde la última vocal acentuada de dos o más versos o frases. Por ejemplo:
    “Del iluso que suspira
    bajo el orden soberano
    y del que sueña la lira
    pitagórica en su mano”.
    (“Del camino”, de Antonio Machado)
  • Aliteración. Es la repetición de un sonido, tanto consonántico como vocálico. Por ejemplo:
    Pedro Pérez Pita pintor perpetuo pinta paisajes por poco precio, para poder partir pronto para París.
  • Epanadiplosis. Es la repetición de una palabra al principio y al final de un verso o una oración. Por ejemplo:
    Mira, él, su alma y la mujer lo mira.
  • Anadiplosis. Es la repetición de la misma palabra al final de un verso y al comienzo del siguiente. Por ejemplo:
    "Mengo, todo es armonía.
    Armonía es puro amor”.
    (Fuenteovejuna, de Félix Lope de Vega)
  • Batología. Es la repetición innecesaria de una palabra o una construcción. Por ejemplo:
    Me han dicho que has dicho un dicho, un dicho que he dicho yo; ese dicho que te han dicho que yo he dicho no lo he dicho. Y si yo lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo.
  • Polisíndeton. Es la repetición de conjunciones. Por ejemplo:
    Y los que poseían Micenas, bien edificada fortaleza,
    la opulenta Corinto y la amena Aretírea
    y Sición, donde al principio Adrasto había reinado;
    y los que Hiperesía y la escarpada Gonoesa
    y Pelene poseían y administraban los contornos de Egio
    y en todo Egíalo y los alrededores de la espaciosa Hélica”.
    (Ilíada, de Homero, traducción de E. Crespo)
  • Anáfora. Es la repetición de la primera palabra de cada verso o cada estrofa de un poema. Por ejemplo:
    “da sepultura a su luz el mar profundo:
    que fue preciso a su divino vuelo
    que diese como el sol la vuelta al mundo”.
    (“Soneto XXVII”, de Sor Juana Inés de la Cruz)
  • Paronomasia. Es la repetición de sonidos que ocurre porque se emplean palabras similares. Por ejemplo:
    Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas, nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar.
  • Paralelismo. Es la repetición de una estructura o una construcción. Por ejemplo:
    “Pastor divino, soberano eterno”.
    (El peregrino en su patria, de Félix Lope de Vega)
    En este caso, se repite la construcción de un sustantivo seguido de un adjetivo.
  • Quiasmo. Es la repetición de una frase, pero en la segunda se invierte el orden. Por ejemplo:
    “constante adoro a quien mi amor maltrata,
    maltrato a quien mi amor busca constante”.
    (“Soneto V”, de Sor Juana Inés de la Cruz)
  • Tautología. Es la repetición de una misma idea o concepto con palabras distintas o idénticas. Por ejemplo:
    Lo simple siempre es sencillo.

Ejemplos de repetición

  1. Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal. En tres tristes trastos, tragaban trigo tres tristes tigres.
    En este trabalenguas, además de repetirse palabras, se reitera la combinación de las consonantes tr.
  1. Al llegar a la cima de la montaña, gritaron: “¡Viva, viva, viva!”.
    Se repite la última palabra para dar énfasis.
  1. Al pan, pan; y al vino, vino.
    En este dicho, se repiten las palabras pan y vino, y la estructura de la primera frase (al pan, pan) es idéntica a la de la segunda (al vino, vino).
  1. Una mentira es una mentira.
    En esta frase, se expresa una tautología, es decir, un enunciado en el que un término se define utilizando palabras iguales o similares.
  1. Ella fue, es y será la mejor jugadora del equipo de baloncesto.
    En esta oración, se repite el mismo verbo (ser), pero conjugado en distintos tiempos.

Ejemplos de repetición en poemas

  1. “¿Tan grande, ¡ay hado!, mi delito ha sido
    que por castigo de él o por tormento
    no basta el que adelanta el pensamiento
    sino el que le previenes al oído?

    Tan severo en mi contra has procedido,
    que me persuado, de tu duro intento,   
    a que sólo me diste entendimiento
    porque fuese mi daño más crecido”.

    (“Soneto III”, de Sor Juana Inés de la Cruz)

    En este poema, se utiliza la anáfora, porque se repite la primera palabra de cada estrofa.
  1. ¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
    en mi pupila tu pupila azul.
    ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
    Poesía... eres tú.

    (“Rima XXI”, de Gustavo Adolfo Bécquer)

    En este poema, se utiliza la batología, es decir, la repetición de un término y de un conjunto de palabras.
  1. Flor que cantas, flor que vuelas,
    y tienes por facistol
    el laurel, ¿para qué al sol
    con tan sonoras cautelas,
    le madrugas y desvelas?
    Digasmé,
    dulce jilguero, ¿por qué?

    Dime, cantor ramillete,
    lira de pluma volante,
    silbo alado y elegante,
    que en el rizado copete
    luces flor, suenas falsete,
    ¿por qué cantas con porfía
    invidia, que llora el día,
    con lágrimas de la aurora,
    si en la risa de Lidora
    su amanecer desconsuelas?

    Flor que cantas, flor que vuelas,
    y tienes por facistol
    el laurel, ¿para qué al sol
    con tan sonoras cautelas,
    le madrugas y desvelas?
    Digasmé,
    dulce jilguero, ¿por qué?

    (“Letrilla satírica”, de Francisco de Quevedo)

    En este poema, como es frecuente en letrillas, villancicos y canciones, se repite el estribillo.
  1. “En la isla en que detiene su esquife el argonauta
    del inmortal Ensueño, donde la eterna pauta
    de las eternas liras se escucha —isla de oro
    en que el tritón elige su caracol sonoro
    y la sirena blanca va a ver el sol— un día
    se oye un tropel vibrante de fuerza y de armonía”.

    (“Coloquio de los centauros”, de Rubén Darío)

    En este poema, se utiliza la rima consonante, es decir, la repetición de todos los sonidos desde la última vocal acentuada.
  1. “Hoy la tierra y los cielos me sonríen; 
    hoy llega al fondo de mi alma el sol
    hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...    
    ¡Hoy creo en Dios!”.

    (“Rima XVII”, de Gustavo Adolfo Bécquer)

    En este poema, se produce aliteración, porque se repite una letra consonante.

Ejercicios: repetición

Referencias

  • Beristáin, H. (1995). Diccionario de retórica y poética. Porrúa.
  • Fernández, V. H. (2018). Diccionario práctico de figuras retóricas y términos afines: Tropos, figuras de pensamiento, de lenguaje, de construcción, de dicción y otras curiosidades. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
  • Marchese, A. y Forradellas, J. (2007). Diccionario de retórica, crítica y terminología literaria, Ariel.

Cómo citar

"Repetición". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/repeticion/. Última edición: diciembre 13, 2023. Consultado: febrero 22, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Revisado por: Inés Iraeta

Licenciada en Comunicación Periodística (Universidad Católica Argentina)

Última edición: diciembre 13, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)