Tipos de argumentos

Los argumentos son razonamientos lógicos que se utilizan para justificar o demostrar ideas, conceptos y teorías.

Ejemplo de argumento: Todos los seres humanos respiran, José es un ser humano; por lo tanto, José respira.

Los argumentos se elaboran con proposiciones, es decir, enunciados declarativos en los que se afirma o se niega algo y que pueden ser verdaderos o falsos.

Los argumentos tienen dos tipos de proposiciones:

  • Premisas. Son afirmaciones o negaciones sobre algo y puede haber una o más. Por ejemplo:
    • Proposición 1. Los anfibios son animales que pueden vivir en el agua y en la tierra.
    • Proposición 2. La rana es un anfibio.
  • Conclusión. Es una proposición que deriva de las premisas. Por ejemplo:
    • Conclusión. La rana puede vivir en el agua y en la tierra.

Los argumentos se estudian en la lógica, una disciplina de la filosofía, y se utilizan en distintas ciencias, como la matemática, la informática y la medicina, con el objetivo de demostrar o refutar una teoría o una hipótesis.

Este tipo de razonamientos también se emplea en diferentes textos y conversaciones, como ensayos, debates, exposiciones, artículos de opinión y discursos, para defender una postura y convencer al público.

Tipos de argumentos

Según la lógica, existen dos tipos de argumentos: los válidos y las falacias.

Argumentos válidos

Un argumento es válido cuando la conclusión se infiere de las premisas, es decir, que es una consecuencia lógica de ellas. Además, es verdadero cuando la conclusión es verdadera porque las premisas también lo son. Todo argumento que es válido y verdadero es considerado correcto.

Los argumentos válidos son:

  • Argumento deductivo. Es aquel cuyas premisas hacen referencia a generalizaciones y su conclusión es una explicación de un caso particular.
    Por ejemplo: Los océanos tienen agua salada, el Pacífico es un océano; por ende, el Pacífico tiene agua salada.
  • Argumento inductivo. Es aquel cuyas premisas explican casos particulares y su conclusión es una generalización que se desprende de esos casos.
    Por ejemplo: El jazmín es una flor y tiene aroma, la rosa es una flor y tiene aroma, el clavel es una flor y tiene aroma; por lo tanto, todas las flores tienen aroma.
  • Argumento abductivo. Es aquel que consta de una o varias premisas verdaderas, una premisa que es posible y una conclusión que es probable, pero no es comprobable.
    Por ejemplo: Está nublado y el piso parece estar mojado; por lo tanto, es probable que haya llovido.
  • Argumento causal. Es aquel que parte de una o varias premisas que hacen referencia a causas, para llegar a una conclusión que es la consecuencia lógica de las premisas.
    Por ejemplo: Como estamos en verano y el cielo está despejado, hoy va a hacer mucho calor.
  • Argumento de autoridad. Es aquel en el que se demuestra una idea citando o haciendo referencia a lo que dijo o escribió una persona muy instruida en un asunto.
    Por ejemplo: La economía mejorará en este semestre, porque, como dijo el economista Juan Pérez, el consumo crecerá un 27 %.
  • Argumento analógico. Es aquel en el que se elabora una conclusión probable que consiste en determinar que un elemento posee una característica porque otro elemento similar también la tiene.
    Por ejemplo: La sociedad es como un organismo en el que cada parte cumple una función específica para que todo funcione correctamente.
  • Argumento de ejemplificación. Es aquel cuyas premisas son ejemplos.
    Por ejemplo: Las verduras verdes tienen una gran cantidad de hierro, por ejemplo, la espinaca, el kale y la acelga.

Importante: Según cuál sea la postura del autor, los argumentos pueden ser:

  • Argumento a favor de una idea. Es aquel en el que el autor quiere justificar una idea.
    Por ejemplo: Las personas que completan todos los niveles de la educación obligatoria tienen mejores puestos de trabajo, por lo tanto, todos los ciudadanos deberían tener garantizado el acceso a la educación.
  • Argumento en contra de una idea. Es aquel en el que el autor quiere refutar una idea.
    Por ejemplo: Se cree que la mayoría de los individuos de este país utiliza redes sociales, pero según el Ministerio de Economía, únicamente el 43 % de la población las usa.

Falacias

Según la lógica, las falacias son aquellos argumentos que no pueden ser correctos, porque no son válidos. Esto se debe a que la conclusión no es una consecuencia lógica de las premisas.

Las falacias más frecuentes son:

  • Argumento por consecuencias. Es aquel en el que se sostiene que las consecuencias de un evento podrían ser desfavorables, generalmente, desde una perspectiva moral.
    Por ejemplo: Comer alimentos con sal produce que aumente la presión arterial; por lo tanto, las personas no deben comer alimentos con sal.
  • Argumento ad populum o de apelación a los sentimientos. Es aquel cuyas premisas hacen referencia a estados de ánimo, opiniones o sentimientos y no a algo racional.
    Por ejemplo: Muchas personas aman esta película; por lo tanto, las actuaciones deben ser muy buenas.
  • Argumento de apelación inapropiada a la autoridad. Es aquel en el que se cita o se nombra a una persona instruida en un tema, pero para justificar una idea de un asunto en el que el individuo no es experto.
    Por ejemplo: El comercio interno está pasando por una grave crisis, puesto que, como sostuvo el director de cine, cada vez hay menos personas que compran en los negocios.
  • Argumento de generalización precipitada. Es similar al argumento inductivo, pero se realiza sin tener en cuenta que todos los individuos de un conjunto no siempre tienen las mismas características.
    Por ejemplo: Los leopardos son felinos y no viven en manadas, las panteras son felinos y no viven en manadas; por lo tanto, los felinos no viven en manadas.

Importante: Estos argumentos son desacreditados por la lógica. Sin embargo, se suelen emplear en distintas situaciones, porque pueden tener un valor retórico. Por ejemplo, el argumento ad populum o de apelación a los sentimientos suele aparecer en los discursos porque se busca emocionar a los oyentes.

Referencias

  • Audi, R. (Ed.). (2004). Diccionario Akal de filosofía. Ediciones Akal.
  • Bonorino Ramírez, P. R. (2012). La abducción como argumento. Anuario de filosofía del derecho, 143-162.
  • Copi, I. M., & Cohen, C. (2013). Introducción a la lógica. Limusa.
  • Ferrater Mora, J. (1964). Diccionario de filosofía. Sudamericana.

Sigue con:

Ejercicio: tipos de argumentos

Cómo citar

"Tipos de argumentos". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/tipos-de-argumentos/. Última edición: diciembre 12, 2023. Consultado: febrero 22, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: diciembre 12, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)