Falacia ad populum

La falacia ad populum es aquella que argumenta que una proposición es verdadera simplemente porque muchas personas creen que lo es.

Ejemplo de falacia ad populum:

  • Esta banda musical es la mejor de la historia porque tiene millones de fanáticos en todo el mundo.

Una falacia es un argumento incorrecto, pero que tiene la capacidad de persuadir al público. Se trata de una sentencia en apariencia bien construida, pero que incurre en errores de razonamiento, pues la conclusión que se expone no deriva lógicamente de las premisas.

El argumento ad populum es una falacia que basa la certeza de una premisa en el hecho de que un gran número de personas piensan de esta forma. El término “ad populum” proviene del latín y significa “dirigido al pueblo”.

Las falacias ad populum suelen apelar a la emotividad, de modo que son frecuentes en ciertos tipos de discursos, como los políticos y los publicitarios, y adquieren mayor fuerza cuando se realizan encuestas que corroboran el argumento falaz. Sin embargo, un argumento no necesariamente es verdadero tan solo porque la mayoría lo cree así.

Por ejemplo, un político afirma que su plan económico es el mejor porque tiene el apoyo de la mayoría de los votantes. Sin embargo, el hecho de que la mayoría apoye determinado plan no significa que sea el mejor. Esto podría deberse a que los votantes no están bien informados sobre las opciones o que están siendo influenciados por factores emocionales.

Características de la falacia ad populum

Las características principales de la falacia ad populum son:

  • Posee el siguiente esquema lógico: “Para la mayor parte de la gente, A es verdadero; por lo tanto, A es verdadero”.
  • Depende del lenguaje expresivo y de otros mecanismos que provocan entusiasmo a favor o en contra de una causa.
  • Puede ser de dos tipos:
    • De apelación a la tradición. Consiste en afirmar que algo se debe hacer de cierta forma porque siempre se hizo así.
      Por ejemplo: Esta comunidad no tendrá tendido eléctrico. Nuestros antepasados no lo tuvieron, por lo tanto no es necesario.
    • De apelación a la práctica común. Consiste en afirmar que una práctica es correcta porque mucha gente hace lo mismo.
      Por ejemplo: Correr hace bien, todo el mundo lo hace.

¿Cómo responder a una falacia ad populum? Se debe combatir este tipo de falacia explicando que la verdad de una afirmación no radica necesariamente en que un gran número de personas la crean válida. Por ejemplo: Muchísimas personas conducen mientras miran su teléfono móvil, pero no por ello es seguro.

Ejemplos de falacia ad populum

  1. El público aplaudió la idea, seguramente sea una buena solución para el problema.
  2. Todos en nuestra oficina están comprando este producto para el cabello, así que debe tener buenos resultados.
  3. La mayoría de los usuarios en redes sociales apoyan esta teoría, por lo que debe ser verdad.
  4. Todos están de acuerdo en que este candidato es el mejor, así que deberías votar por él.
  5. Nuestro restaurante es el más concurrido de la ciudad, por lo que su comida es la mejor que se puede encontrar por estos sitios.
  6. La encuesta mencionó que ocho de cada diez personas eligieron esta marca de chocolate; por ende, es el mejor producto.
  7. Todos los jóvenes están usando este tipo de calzado, es el más cómodo que existe.
  8. Si tantas personas han ido a ver la película, entonces definitivamente debe ser muy entretenida.
  9. Esta normativa empresarial es la mejor, todas las demás empresas del país la usan hace tiempo.
  10. La gente dice que Hawái tiene las playas más paradisíacas del mundo, debe ser cierto.

Tipos de falacias

Existen dos tipos generales de falacias:

  • Falacias formales. Son un tipo de razonamiento que presenta errores en su forma.
    Por ejemplo: Si estudias mucho, obtendrás buenas calificaciones. Obtuviste buenas calificaciones; por lo tanto, has estudiado mucho.
    Esta afirmación podría ser verdadera o no, dado que hay otras razones por las cuales alguien podría obtener buenas calificaciones, como tener habilidades innatas o recibir ayuda adicional.
  • Falacias no formales o informales. Son un tipo de razonamiento que presenta errores en el contenido. Dentro de este tipo de falacias, además de la falacia ad populum, se distinguen:
    • Falacia ad baculum. Ocurre cuando se realizan amenazas o coerción para respaldar una conclusión, en lugar de presentar argumentos lógicos y válidos.
      Por ejemplo: Debes estudiar para el examen o tus padres te castigarán.
    • Falacia ad verecundiam. Ocurre cuando se acepta una afirmación como verdadera solo porque alguien con prestigio la sostiene.
      Por ejemplo: El plan económico que propone el gobierno es bueno porque lo creó un economista reconocido.
    • Falacia ad hominem. Ocurre cuando se ataca a la persona que sostiene una afirmación, en lugar de abordar directamente los argumentos.
      Por ejemplo: Tus opiniones sobre fútbol no cuentan, nunca has practicado ningún deporte.
    • Falacia ad ignorantiam. Ocurre cuando se sostiene que algo es verdadero porque no se ha demostrado que sea falso, o viceversa.
      Por ejemplo: No existe vida en otros planetas, nadie ha podido probarlo.

Referencias

  • Copi, I. y Cohen, C. (2013). Introducción a la lógica. Limusa.
  • García Damborenea, R. Diccionario de falacias. http://www.usoderazon.com/

Sigue con:

Ejercicio: falacia ad populum

Cómo citar

"Falacia ad populum". Autor: Vanesa Rabotnikof. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/falacia-ad-populum/. Última edición: diciembre 30, 2023. Consultado: febrero 22, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Vanesa Rabotnikof

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires). Especialización en Edición (Universidad Nacional de La Plata).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: diciembre 30, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)