Accidentes gramaticales

Los accidentes gramaticales son cambios que se producen en algunas clases de palabras para expresar información gramatical. Suelen manifestarse mediante morfemas flexivos, es decir, elementos lingüísticos que se añaden al final de las palabras o sus raíces. Estos cambios se producen para que haya concordancia entre las distintas partes de las oraciones que usamos en el lenguaje hablado o escrito.

¿Cuáles son los accidentes gramaticales?

Las distintas clases de palabras pueden sufrir diferentes accidentes gramaticales.

Accidente gramatical Clases de palabras a las que afecta Variables Ejemplos
Género Sustantivos
Adjetivos
Artículos
Pronombres
Masculino El gato negro maúlla.
Femenino La gata negra maúlla.
Neutro (solo en el artículo "lo" y en pronombres) Eso fue difícil.
Número Sustantivos
Adjetivos
Artículos
Pronombres
Verbos
Singular El niño corre contento.
Plural Los niños corren contentos.
Persona Verbos
Pronombres personales
Adjetivos posesivos

Primera Yo ordeno mi casa.
Nosotros/as ordenamos nuestra casa.
Segunda Yo ordeno mi casa.
Tú ordenas tu casa.
Usted ordena su casa.
Ustedes ordenan su casa.
Vosotros/as ordenáis vuestra casa.
Tercera Él/ella ordena su casa.
Ellos/ellas ordenan su casa.
Tiempo Verbos Pasado Viajé a Madrid.
Presente Siempre viajo a Madrid.
Futuro El lunes viajaré a Madrid.
Modo Verbos Indicativo Él va al cine a menudo.
Subjuntivo Ojalá él vaya al cine.
Imperativo Ve al cine.
Aspecto Verbos Perfectivo Ayer cantó una canción.
Imperfectivo Siempre cantaba la misma canción.

Importante: Según si presentan accidentes gramaticales o no, las palabras se clasifican en:

  • Palabras variables. Son aquellas que agregan morfemas flexivos que expresan accidentes gramaticales. Son los sustantivos, los adjetivos, los pronombres, los artículos y los verbos.
  • Palabras invariables. Son aquellas que no agregan morfemas flexivos ni permiten variaciones en su forma, es decir, no presentan accidentes gramaticales. Son los adverbios, las preposiciones, las conjunciones y las interjecciones.

Accidentes gramaticales del verbo

Los accidentes gramaticales del verbo son el modo, el tiempo, el aspecto, la persona y el número.

El modo

El modo es el accidente gramatical que indica cómo el hablante concibe la acción o el proceso del verbo conjugado. Existen tres modos en español:

  • Modo indicativo. El hablante considera que la acción es real.
    Por ejemplo: Hace frío.
  • Modo subjuntivo. El hablante considera que la acción es hipotética o irreal.
    Por ejemplo: Ojalá salga todo bien.
  • Modo imperativo. El hablante menciona la acción para dar órdenes, consejos o hacer pedidos.
    Por ejemplo: Dígame su apellido, por favor.

El tiempo

El tiempo es el accidente gramatical que indica si la acción o el proceso del verbo es anterior, simultáneo o posterior al momento del habla. El tiempo puede ser:

  • Presente. Indica que una acción ocurre en el momento del habla. Existe un presente en el modo indicativo y uno en el modo subjuntivo.
    Por ejemplo: Ella canta muy bien.
  • Pretérito o pasado. Indica que una acción ocurrió antes del momento del habla. Existen cinco pretéritos en el modo indicativo y tres en el modo subjuntivo.
    Por ejemplo: Ayer comieron pizza.
  • Futuro. Indica que una acción ocurrirá después del momento del habla. Existen dos futuros en el modo indicativo y dos en el modo subjuntivo.
    Por ejemplo: Mañana anunciarán a los ganadores del concurso.

Importante: Según su forma, los tiempos verbales del español pueden ser:

  • Tiempos simples. Están conformados por una sola palabra.
    Por ejemplo: Todos vieron la película.
  • Tiempos compuestos. Están conformados por dos palabras: el verbo auxiliar haber conjugado y un participio invariable, que otorga el sentido.
    Por ejemplo: Ellos ya han visitado Londres.

El aspecto

El aspecto es el accidente gramatical que determina cómo se concibe una acción en relación a su desarrollo, y puede ser:

  • Aspecto perfectivo. Se concibe una acción como terminada.
    Por ejemplo: Ellos tomaron el tren.
  • Aspecto imperfectivo. Se concibe una acción como no finalizada o en proceso.
    Por ejemplo: Ana comía fruta todos los días.

La persona

La persona es el accidente gramatical que hace referencia a los individuos involucrados en la acción, y puede ser:

  • Primera persona. Indica que la acción expresada por el verbo es realizada por quien habla. La primera persona verbal concuerda con los pronombres personales de primera persona (yo, nosotros, nosotras).
    Por ejemplo: Nosotras siempre desayunamos café con tostadas.
  • Segunda persona. Indica que la acción expresada por el verbo es realizada por el oyente o el interlocutor. La segunda persona verbal concuerda con los pronombres personales de segunda persona (tú, vos, usted, ustedes, vosotros, vosotras).
    Por ejemplo: ¡Mira eso!
  • Tercera persona. Indica que la acción expresada por el verbo es realizada por alguien o algo que es ajeno a la conversación. La tercera persona verbal concuerda con los pronombres de tercera persona (él, ella, ellos, ellas).
    Por ejemplo: El cielo está despejado.

La persona de un verbo conjugado debe concordar con la persona del sujeto de la oración. Por ejemplo, en la oración “Ellos son muy trabajadores”, el verbo conjugado (son) concuerda en tercera persona con el núcleo del sujeto (ellos).

El número

El número es el accidente gramatical que hace referencia a la cantidad de individuos, objetos o entes involucrados en la acción designada por el verbo, y puede ser:

  • Número singular. Indica que solo un individuo lleva a cabo la acción.
    Por ejemplo: Él toca el piano.
  • Número plural. Indica que dos o más individuos llevan a cabo la acción.
    Por ejemplo: Ellas compraron muchos libros.

Tal como la persona gramatical, el número de un verbo conjugado debe concordar con el número del sujeto de la oración. Por ejemplo, en la oración “Él encontró la felicidad”, el verbo conjugado (encontró) concuerda en número singular con el núcleo del sujeto (él).

Atención: Los verbos manifiestan los accidentes gramaticales mediante las desinencias, es decir, los elementos que se añaden a las raíces verbales, que expresan información gramatical y que están formados por dos morfemas:

  • El morfema que expresa tiempo, modo y aspecto. Es un solo morfema flexivo que contiene estos tres accidentes gramaticales.
    Por ejemplo: cantábamos (-ba expresa tiempo pretérito imperfecto, modo indicativo y aspecto imperfectivo).
  • El morfema que expresa persona y número. Es un solo morfema flexivo que contiene estos dos accidentes gramaticales.
    Por ejemplo: cantábamos (-mos expresa primera persona y número plural).

Accidentes gramaticales del sustantivo

Los accidentes gramaticales del sustantivo son el género y el número.

El género

El género es el accidente gramatical que indica si un sustantivo es femenino o masculino. En los sustantivos que designan a seres animados, se corresponde con el sexo (macho o hembra), pero en el resto de los sustantivos no, puesto que es una categoría arbitraria.

El género se puede expresar de diferentes formas:

  • Género masculino. Se suele expresar con los morfemas -o y -e.
    Por ejemplo: perro, abogado, gerente.
  • Género femenino. Se suele expresar con los morfemas -a, -esa, -isa, -triz e -ina.
    Por ejemplo: abogada, alcaldesa, poetisa, actriz, heroína.

Importante: Esto es una regla general, puesto que también existen sustantivos masculinos que terminan con -a (por ejemplo: el sistema, el problema, el esquema) y sustantivos femeninos que terminan con -o (por ejemplo: la mano, la radio, la foto).

Además, es necesario tener en cuenta que:

  • Hay sustantivos que marcan oposición de género utilizando palabras diferentes.
    Por ejemplo: varón (masculino), mujer (femenino).
  • Hay sustantivos cuyo género solo puede ser determinado por las palabras que los acompañan.
    Por ejemplo: el cantante, la cantante.
  • Algunos sustantivos tienen género inherente y no suelen poseer una terminación que lo manifieste ni tampoco ofrecen posibilidad de variación.
    Por ejemplo: el reloj, la paz.

El número

El número es el accidente gramatical que expresa la cantidad, y puede ser:

  • Número singular. Indica que el sustantivo designa un solo elemento y no tiene un morfema que lo represente.
    Por ejemplo: libro, doctor, esperanza.
  • Número plural. Indica que el sustantivo designa más de un elemento y tiene dos morfemas que lo representan: -s y -es.
    Por ejemplo: libros, doctores, esperanzas.

Importante: Los adjetivos y los artículos presentan los accidentes gramaticales de género y número para concordar con los sustantivos a los que acompañan. Por ejemplo, en la oración “Las calles de nuestro barrio son muy lindas”, el artículo (las) y el adjetivo (lindas) concuerdan en género femenino y número plural con el sustantivo (calles). Además, los adjetivos determinativos posesivos pueden variar en persona. En este caso, el posesivo (nuestro) está en primera persona del plural.

Accidentes gramaticales de los pronombres

A diferencia de otras clases de palabras, los pronombres presentan distintos accidentes gramaticales según el tipo de que se trate:

  • Pronombres personales. Todos varían en número y persona, y solo algunos en género.
    Por ejemplo: yo, tú, ellas.
  • Pronombres demostrativos. Varían en género y número.
    Por ejemplo: este, esas, aquello.
  • Pronombres indefinidos. Varían en género y número, aunque algunos no varían en uno o ambos accidentes.
    Por ejemplo: uno, muchas, todos.
  • Pronombres relativos. El pronombre que es invariable, los pronombres quien y cual solo varían en número, y el pronombre cuanto varía en género y número.
  • Pronombres interrogativos y exclamativos. El pronombre qué es invariable, los pronombres quién y cuál solo varían en número, y el pronombre cuánto varía en género y número.

Importante: Los pronombres personales también varían en caso, es decir, el accidente gramatical que se presenta según la función sintáctica desempeñada por la palabra. Los casos pueden ser:

  • Caso nominativo. Manifiestan este caso los pronombres personales que desempeñan la función de sujeto (yo, ella, nosotros, vosotras, ellos, entre otros).
    Por ejemplo: Yo estoy bien.
  • Caso acusativo. Manifiestan este caso los pronombres personales que desempeñan la función de complemento directo (te, lo, los, la, las, entre otros).
    Por ejemplo: Juan me escuchó atento.
  • Caso dativo. Manifiestan este caso los pronombres personales que desempeñan la función de complemento indirecto (me, le, les, nos, entre otros).
    Por ejemplo: Les compré un regalo.
  • Caso oblicuo. Manifiestan este caso los pronombres que desempeñan la función de término de preposición (mí, ti, sí, entre otros).
    Por ejemplo: Estas flores son para ti.

Sigue con:

Ejercicios: accidentes gramaticales

Referencias

  • Fernández Pérez, M. (1993). Las categorías gramaticales (morfológicas) del español. Universidade de Santiago de Compostela. Servizo de Publicacións e Intercambio Científico.
  • Gómez Torrego, L. (2007). Análisis morfológico. Teoría y práctica. Ediciones SM.
  • Real Academia Española. (2010). Nueva gramática de la lengua española. Espasa.

Cómo citar

"Accidentes gramaticales". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/accidentes-gramaticales/. Última edición: marzo 5, 2024. Consultado: abril 9, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: marzo 5, 2024

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)