Leyendas cortas

La leyenda es una narración tradicional de carácter oral que se transmite de generación en generación y que explica el origen de ciertos elementos de la naturaleza o reflexiona sobre algunos aspectos de la vida de la comunidad. Todas las leyendas son anónimas y, debido a su carácter oral, suelen existir distintas versiones de ellas.

Estos relatos narran hechos por lo general maravillosos que les suceden a ciertos personajes en un tiempo remoto y un lugar determinado asociado con el pueblo que los creó. También existen leyendas que no provienen de un pasado lejano sino que son contemporáneas y que, por lo general, su escenario es la ciudad moderna, por eso se denominan leyendas urbanas.

1. Leyenda de la flor de ceibo

La leyenda de la flor de ceibo es una leyenda guaraní que narra la historia del surgimiento de la flor de ceibo, flor nacional de la República Argentina.

En las orillas del río Paraná, vivía Anahí, una hermosa joven que entretenía a la gente de su tribu con canciones dedicadas a los dioses. Pero un día llegaron unos invasores desde tierras lejanas y aprisionaron a Anahí y a otros indígenas. Ella pasó varios días pensando cómo escapar, hasta que una noche, el guardia que la vigilaba se quedó dormido y ella tomó valor y escapó corriendo.

Cuando los invasores se dieron cuenta de que faltaba Anahí, salieron a buscarla con antorchas, la encontraron y prendieron fuego a su alrededor para que se quemara. El dios del fuego se apiadó de la jovencita y comenzó a crecer y crecer hasta formar una barrera entre ella y los invasores. Al día siguiente, cuando salió el sol y el fuego se extinguió, los invasores pudieron ver cómo, en vez del cuerpo de Anahí, había un hermoso árbol de hojas verdes y flores rojas, el árbol de ceibo.

2. Leyenda del colibrí

La leyenda del colibrí es una leyenda maya que narra la creación del colibrí por parte de los dioses, al que le dieron la función de llevar y traer los buenos pensamientos y deseos de los hombres. El colibrí es considerado un pájaro que trae buena suerte y su presencia sugiere que alguien está mandando buenos deseos.

Después de crear todas las cosas de la Tierra y asignarles su trabajo, los dioses se dieron cuenta de que no habían creado ningún ser que transportara los deseos y pensamientos de los hombres. Como se les había terminado el barro y el maíz con el que habían creado a los demás animales, tomaron una piedra de jade, la tallaron y le insuflaron la vida.

Esa piedra se convirtió en un pequeño pajarito con brillantes plumas, el colibrí. Los dioses decidieron que cualquiera que tratara de atrapar a uno de ellos, sería castigado, por eso nunca nadie ha visto a un colibrí encarcelado en una jaula.

3. Leyenda de la flor del cerezo

La leyenda de la flor del cerezo es una leyenda japonesa que explica el origen de la flor del cerezo, que simboliza lo hermoso y efímero de la vida y el paso del crudo invierno a la primavera, época de fertilidad y sol.

Hace muchísimos años, en Japón, existía un bosque lleno de árboles frondosos que daban sus frutos y sus flores en primavera. Pero dentro de ese bosque, había un árbol que, a pesar de ser fuerte y joven, nunca florecía. Un hada se apiadó de él y le preguntó si quería convertirse en hombre para buscar las emociones que lo ayudaran a florecer. El árbol aceptó, se convirtió en un joven hombre, pero, a pesar de esto, no lograba encontrar la felicidad porque el mundo estaba lleno de tristeza y desolación.

Hasta que un día conoció a una muchacha, Sakura, y se enamoró perdidamente de ella y ella de él. Él le dijo que se llamaba Yohiro, que significa esperanza y, como estaba por terminarse el hechizo del hada, el joven le confesó a su enamorada su verdadera identidad y que no podía florecer como árbol y que pronto moriría.

Muy atormentado, el joven volvió al bosque y retomó su forma arbórea. Sin embargo, la joven Sakura corrió hacia el árbol, lo abrazó fuerte y, en ese momento, el hada volvió a aparecer y le ofreció a la muchacha unirse a Yohiro en forma de flor. Yohiro aceptó y, a partir de ese día, a principios de abril, los árboles de cerezo florecen y los japoneses celebran el hanami, que significa “mirar las flores”.

4. La llorona

La leyenda de la llorona es una leyenda mexicana que ha trascendido las fronteras y se la conoce en toda Latinoamérica. Por ello, tiene distintas versiones, pero todas coinciden en la aparición de una mujer que lamenta la pérdida de sus hijos.

Tiempo atrás, en México, existía una hermosa mujer azteca que se había enamorado de un español. De la unión entre ellos nacieron tres hijos pero, después de un tiempo, el hombre decidió abandonarlos y partir. La mujer, enloquecida de celos y tristeza, mató a sus hijos en el río y luego se suicidó.

Los habitantes del lugar afirman escuchar todas las noches a una mujer vestida de blanco que grita “Ay, mis hijos” y recorre la orilla del río buscándolos. Otras versiones aseguran que el padre los abandonó y después de unos años volvió a aparecer. Cuando llegó a la casa, los niños estaban solos y, sin avisarle a nadie, se los llevó. La madre, al ver que sus hijos habían desaparecido, murió de tristeza y todavía se aparece por las noches pidiendo por ellos.

5. Leyenda de los volcanes

La leyenda de los volcanes es una leyenda mexicana que narra el origen de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl en el Valle de México. Iztaccíhuatl es un volcán inactivo cuyo nombre significa “mujer blanca” en náhuatl. Esta denominación proviene de la forma del volcán que parece una mujer dormida cubierta de nieve. Popocatépetl es un volcán activo que significa “montaña que humea” en náhuatl.

Hace muchos años vivía en México la hija del emperador, de nombre Iztaccíhuatl. Ella estaba enamorada del guerrero Popocatépetl y él de ella y estaban decididos a casarse. Sin embargo, un día el emperador llamó a sus más valientes guerreros para que partieran a la guerra. Popocatépetl le prometió a su amada que volvería y se casarían y marchó feliz porque sabía que su recompensa sería pasar el resto de su vida con Iztaccíhuatl.

Tras varios meses de combate, Popocatépetl y su ejército lograron derrotar a sus enemigos, pero unos malvados envidiosos les comunicaron al emperador y a su hija que todos habían muerto en la batalla. Así, Iztaccíhuatl entristeció tanto que dejó de comer y cayó en un sueño profundo del que nadie pudo despertarla.

Cuando Popocatépetl regresó, se enteró de la muerte de la princesa, tomó su cuerpo en brazos, una antorcha y se fue para no volver. A los pocos días, todos se sorprendieron al ver dos nuevos volcanes, y el emperador dijo a su pueblo: “Iztaccíhuatl y Popocatépetl no pudieron estar juntos en vida, por eso los dioses se apiadaron de ellos y los convirtieron en dos volcanes, para que puedan estar juntos por toda la eternidad”.

6. Leyenda del monstruo del lago Ness

La leyenda del monstruo del lago Ness se basa en la creencia de que un animal legendario, conocido como Nessie, habita en las profundidades de ese lago en Inverness, Escocia.

Durante cientos de años, muchas personas han asegurado haber visto una gigantesca criatura desplazarse por las aguas del lago Ness, mientras que otras sostienen que solo se trata de troncos, árboles u olas que aparentan moverse como un animal. Hasta el día de hoy, grupos de voluntarios y científicos de todo el mundo buscan pruebas de la existencia de la misteriosa criatura.

7. Leyenda del Rey Arturo

La leyenda del Rey Arturo es una leyenda inglesa que narra la historia y las aventuras del Rey Arturo, un personaje legendario cuya existencia verdadera no está comprobada. Sus hazañas junto a las de los Caballeros de la Mesa Redonda, entre los que se encuentran Lancelot y Perceval, están recopiladas en múltiples textos medievales. Uno de los relatos más conocidos del Rey Arturo es el de la espada en la piedra.

Después de que el rey de Inglaterra muriera sin dejar herederos, el mago Merlín forjó una espada, de nombre Excalibur, y la clavó en una roca al lado de una capilla en Londres diciendo: “Aquel que logre sacar la espada de la piedra, se convertirá en el rey de Inglaterra”. Los hombres más importantes del país acudieron al desafío, pero por más fuerza que tuvieran, ninguno pudo mover la espada de su lugar.

Un día, un joven escudero llamado Arturo pasaba por ahí y decidió probar suerte. La gente a su alrededor se burlaba de él, creía que era imposible que un jovencito pudiera llevar adelante semejante hazaña.

Lentamente, Arturo, se acercó a la espada, la tomó por el mango, tiró y la espada se deslizó suavemente fuera de la roca. Lo que la gente no sabía y Merlín sí, era que Arturo era el hijo perdido del rey anterior, Uther Pendragón. Así, Arturo se convirtió en soberano de Inglaterra y, Excalibur, en una poderosa espada con la que peleó mil batallas y se enfrentó a grandes peligros.

8. Leyenda del canguro

La leyenda del canguro es una leyenda australiana que explica la manera de caminar y saltar de los canguros.

Hace muchísimos años, los canguros caminaban en cuatro patas, al igual que los perros, las vacas o los tigres. Un día, llegó a la estepa un cazador que quería atrapar a un canguro. Al principio, el canguro creyó que, al caminar en cuatro patas, lo haría mucho más rápido que su perseguidor y podría escapar corriendo. Pero estaba equivocado, el hombre se acercaba más y más, y el canguro tuvo miedo de que lo atrapara. Cuando llegó la noche, el animal se escondió y pensó en alguna estrategia para huir. En ese momento, se le ocurrió correr usando solamente sus patas traseras. Así lo hizo y durante su huida también comenzó a saltar y, sorprendido, vio que podía avanzar rápidamente y dejar atrás a su perseguidor. Desde ese día, los canguros caminan en dos patas y pueden dar grandes saltos con sus potentes patas traseras.

9. Leyenda de la flor de irupé

La leyenda de la flor de irupé es una leyenda guaraní que narra el origen de la flor de irupé, una planta acuática que flota en las aguas de los ríos Paraná y Paraguay, y que tiene unas enormes hojas circulares y una flor blanca y rosada que se abre por las noches y se cierra al amanecer.

Tiempo atrás, a orillas del río Paraná, vivía una jovencita, de nombre Irupé, que se había enamorado perdidamente de la luna. Trepaba los árboles más altos o corría hacia el horizonte para acercarse a ella, pero sabía que su deseo era inalcanzable.

Una noche, acercó su rostro al río y allí, en el reflejo del agua, vio la imagen de la luna blanca y luminosa. La joven quedó absorta en su visión, se lanzó al agua y nadó hacia las profundidades.

Nunca más supieron nada de ella, pero al poco tiempo, un nuevo tipo de flor brotó del río, con sus hojas redondas como platos y su color blanco como la luna y rosado como los labios de la muchacha, por lo que la llamaron la flor de irupé. Se cree que Tupá, el dios supremo de los guaraníes, la convirtió en flor para que pudiera abrir sus pétalos por la noche y contemplar a su amor, la luna.

10. Leyenda del hornero

La leyenda del hornero es una leyenda guaraní que explica el origen del hornero, un pájaro que vive con la misma pareja toda la vida y construye sus nidos con barro y ramas.

Hace muchos años, un joven de nombre Jahé se enamoró de una muchacha a la que vio salir de un río. Como la muchacha era muy inteligente y hermosa, tenía muchos pretendientes que se disputaban su amor. Los caciques decidieron que los pretendientes tenían que superar una serie de pruebas y que el ganador se casaría con la joven. Uno de los desafíos era envolver a los muchachos en cueros frescos de animales y dejarlos secar al sol. Con el calor, los cueros se iban contrayendo y apretando a los pretendientes.

Muchos de ellos desistieron, y al final solo quedaron Jahé y Aguará. Cuando sentía que ya no podía respirar, Aguará pidió que lo sacaran, todos acudieron a ayudarlo y se olvidaron de Jahé. Al poco tiempo, fueron a buscarlo para anunciarle que había ganado, pero del cuero seco salió un pequeño pajarito que se escapó hacia la selva. Allí lo esperaba la muchacha, también convertida en pájaro, y juntos vivieron felices por siempre, trabajando codo a codo para construir sus nidos.

11. Leyenda de Robin Hood

La leyenda de Robin Hood es una leyenda inglesa que narra la historia de Robin Hood, un excelente arquero que les robaba dinero y bienes a los nobles y los repartía entre los más necesitados. Aunque muchos estudiosos se han dedicado a comprobar si Robin realmente existió, se cree que el personaje está inspirado en una serie de bandidos que asolaban los bosques en la Edad Media.

Robin de Locksley era un noble que, junto con el ejército inglés y liderado por el rey Ricardo Corazón de León, marchó a las Cruzadas a Tierra Santa. Luego de varios años de ausencia, el joven volvió a su pueblo, Nottingham, donde se enteró de los abusos del hermano del rey, Juan sin Tierra, quien obligaba a los pobladores a pagar tributos cada vez más altos.

Ayudado por sus amigos, Fray Tuck, Pequeño Juan o Will Scarlet, y su enamorada Lady Marian, Robin se refugió en los bosques que rodeaban Nottingham y se dedicó a robar a los ricos y repartir el botín entre los pobres. Así, se convirtió en el baluarte de los oprimidos que luchan por la justicia.

12. Leyenda de la Atlántida

La leyenda de la Atlántida es una leyenda de origen griego que narra la desaparición de una gran civilización, Atlántida, a manos de los guerreros atenienses primero y luego a causa de un fuerte terremoto que dejó sumergido todo el territorio.

La primera vez que aparece nombrada la Atlántida es en unos diálogos de Platón, y no se sabe a ciencia cierta si el filósofo hablaba realmente de una civilización perdida, o la usaba de metáfora para referirse a los problemas de Atenas de ese momento. Hasta el día de hoy, muchos creen que la Atlántida sí existió, y que sus sobrevivientes ayudaron a construir grandes edificaciones, como el templo Angkor Wat en Camboya, las cabezas de la isla de Pascua o las pirámides egipcias.

Hace muchísimos años atrás, más allá del límite del mundo conocido para los griegos, se cree que existió una civilización de nombre Atlántida. La Atlántida ocupaba un enorme territorio y sus habitantes eran cultos, inteligentes y grandes luchadores. La isla estaba rodeada por círculos de tierra y agua que permitían que los barcos navegaran por los canales. Pero en un día y una noche, todo el territorio fue destruido por grandes terremotos y maremotos y la civilización de la Atlántida se perdió para siempre.

13. Leyenda de san Jorge y el dragón

La leyenda de san Jorge y el dragón es una leyenda europea en la que se narra la batalla entre san Jorge y un dragón que acechaba a los habitantes del Imperio romano. San Jorge fue un soldado romano que, en tiempos del emperador Diocleciano, murió mártir por no querer renunciar a la fe cristiana. Tiempo después fue canonizado y su leyenda comenzó a tomar dimensiones fantásticas. Es el protector de los soldados y caballeros y también patrono de países como Inglaterra o Portugal.

En tiempos lejanos, en un remoto reino, vivía un dragón que atemorizaba a los habitantes. Para calmar al animal, el rey decidió que debían alimentarlo cada día con un hombre o una mujer que saldría sorteado. Así, durante algún tiempo, el dragón no volvió a molestar a los habitantes del reino porque recibía cada día a una persona como alimento. Hasta que un día, la hija del rey fue elegida como sacrificio y, a pesar de la tristeza del monarca, la muchacha se dirigió hacia la cueva en la que vivía el dragón.

En el camino se encontró con Jorge, un valiente muchacho que cabalgaba en un caballo blanco y quien le ofreció su ayuda. Cuando llegaron a la cueva, Jorge se enfrentó al dragón, lo mató con su lanza y de la sangre del animal que cayó en la tierra brotó un hermoso rosal del que el muchacho cortó una flor para regalársela a la princesa. A partir de ese día, los habitantes del reino pudieron vivir en paz y estuvieron por siempre agradecidos al joven soldado.

14. Leyenda del hipopótamo y la tortuga

La leyenda del hipopótamo y la tortuga es una leyenda nigeriana que explica el motivo por el que los hipopótamos pasan gran parte del tiempo dentro del agua.

Mucho tiempo atrás, los hipopótamos pasaban la mayor parte de su tiempo en la tierra y los demás animales temían ser pisados por estos gigantes animales. Una tarde, el jefe de la manada de hipopótamos decidió hacer un banquete e invitar a todos los animales de la sabana. Antes de empezar a comer, les dijo: “Podrán comer solamente si alguno de ustedes dice mi nombre”. Como nadie conocía cómo se llamaba el líder de los hipopótamos, todos quedaron en silencio. Entonces el hipopótamo dijo: “Mañana daré otro banquete como este. Si logran decir mi nombre, no sólo podrán comer, sino que también podrán pedirme cualquier cosa que deseen”.

La más astuta de las tortugas se propuso develar el misterio. Para eso, hizo un pozo cerca de donde estaban los hipopótamos y se metió en él, dejando parte de su caparazón fuera. Un pequeño hipopótamo se tropezó con la supuesta piedra y exclamó: “¡Istantim, me he hecho daño!”.

Al día siguiente, nuevamente en el banquete, el líder preguntó si alguien sabía cómo se llamaba, a lo que la tortuga que se había hecho pasar por roca dijo: “Te llamas Istantim. Ahora, déjanos comer y tú y tu manada se irán a vivir al agua del lago”.

Los hipopótamos tuvieron que obedecer y, a partir de ese momento, se quedaron viviendo en el agua, donde pasan la mayor parte de su tiempo.

15. Leyenda del Patetarro

La leyenda del Patetarro es una leyenda colombiana que narra la historia del Patetarro, un hombre de mal carácter que murió y su alma sigue ocasionando problemas a los campesinos.

El Patetarro era un hombre peleador, pendenciero y de mal carácter, quien robaba granos y animales de campos vecinos y permanentemente estaba peleando con la gente del pueblo. En una de esas peleas, su pierna fue herida gravemente y decidió esconderse en una cueva que pertenecía a una antigua mina hasta sentirse mejor. Pero la pierna no se curó, sino que comenzó a pudrirse y finalmente el Patetarro murió allí.

Los habitantes de Antioquia, Choco y Cundinamarca dicen que han visto el alma en pena del Patetarro vagando por los campos y creen que si pisa los cultivos, estos se pudren inmediatamente y si se lo ve aparecer, es una señal de mal augurio.

16. Leyenda de la novia del mar

La leyenda de la novia del mar es una leyenda mexicana que narra la historia de una mujer que espera la llegada de su novio por el mar. En el paseo marítimo de la ciudad de Campeche hay un monumento que recuerda esta leyenda.

Hace muchos años, en Campeche, vivía una mujer que se pasaba horas contemplando el mar añorando los lugares de los que provenían las embarcaciones que llegaban al puerto. Era tan hermosa que hasta el propio mar se enamoró de ella.

Un día, la mujer se enamoró de un marinero y empezó a ir cada vez menos a la playa. El mar, cegado por los celos, aprovechó un viaje del marinero para generar una gran tormenta y destruir la embarcación. El joven jamás regresó y la muchacha todavía sigue sentada en la playa, esperando a su amor.

17. La leyenda de Hua Mulan

La leyenda de Hua Mulan es una leyenda china que cuenta la historia de Mulan, una mujer que se disfrazó de hombre para luchar en el ejército imperial y combatió con gran valentía. Originalmente, la leyenda data del siglo VI pero los poemas en los que circulaba se perdieron, aunque se conserva en una antología lírica del siglo XI. Existen muchas versiones de la historia y la leyenda ha sido adaptada a diferentes géneros, como la película de Disney, Mulan.

En la antigua China vivía una jovencita, de nombre Hua Mulan, que vivía con sus padres en un pequeño poblado. Un día, llegó la orden del ejército que obligaba al padre de la joven a alistarse para combatir contra los enemigos invasores. Viendo que su padre era muy anciano y que no sobreviviría a la guerra, Mulan decidió disfrazarse de hombre y tomar el lugar de su padre.

En el ejército combatió con gran valentía y el propio Emperador le ofreció los más altos honores. Pero la muchacha quería regresar con su familia, así que pidió un caballo y marchó. Poco tiempo después, sus antiguos compañeros del ejército quisieron visitarla y se sorprendieron al verla vestida de mujer.

18. El taxi fantasma del cementerio de la Chacarita

El taxi fantasma del cementerio de la Chacarita es una leyenda urbana surgida en la ciudad de Buenos Aires que relata la aparición de un conductor fantasma de un taxi que mata a sus pasajeros.

El cementerio de la Chacarita es un enorme cementerio de 95 hectáreas construido en 1871, en la época de la epidemia de la fiebre amarilla en Buenos Aires. Los habitantes de la ciudad se sorprendieron una mañana de 1978 cuando los diarios publicaron una noticia de una mujer que había sido encontrada muerta sobre la tumba de su madre en el cementerio.

Dicen que todo fue culpa del taxi de la muerte, un vehículo extraño que se ubica en la fila de taxis a la salida del cementerio y que, quien se sube como pasajero, comienza a sentir un frío paralizante y termina muriendo. Según la leyenda, el taxi devuelve a su víctima al lugar de donde había salido. 

Referencias

  • AA.VV. (2007). Lengua y Literatura 1. Edelvives.
  • Encyclopaedia Britannica. (s. f.). “Legend (literature)”. https://www.britannica.com/
  • Reyzábal, M.V. (1998). Diccionario de términos literarios. Leyenda.
  • Villaverde Embid, Ma. (2000).  “Mitos y leyendas terroríficos: del mundo rural a la tradición urbana”. En: https://www.cervantesvirtual.com/

Sigue con:

Ejercicio: leyendas cortas

Cómo citar

"Leyendas cortas". Autor: Catalina Travi. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/leyendas-cortas/. Última edición: diciembre 11, 2023. Consultado: abril 9, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Catalina Travi

Profesora en Letras (Universidad Católica Argentina)

Revisado por: Inés Iraeta

Licenciada en Comunicación Periodística (Universidad Católica Argentina)

Última edición: diciembre 11, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)