Oraciones subordinadas adverbiales

Las oraciones subordinadas adverbiales son aquellas que cumplen las mismas funciones que los adverbios o los complementos circunstanciales en la oración principal.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales:

Las oraciones subordinadas adverbiales son un tipo de oración compuesta y establecen una relación de dependencia con la oración principal, lo que significa que no pueden funcionar por sí solas como una oración con sentido completo.

Desde el punto de vista semántico, las oraciones subordinadas adverbiales pueden expresar lugar, tiempo, modo, causa, finalidad, condición, concesión, consecuencia y comparación. En ese sentido, su función es completar el significado del verbo de la oración principal.

Existen dos grandes grupos de oraciones subordinadas adverbiales:

  • Oraciones subordinadas adverbiales propias. También llamadas circunstanciales adverbiales, expresan lugar, tiempo y modo, y pueden ser sustituidas por un adverbio de lugar (allí), tiempo (entonces) o modo (así), dependiendo del tipo. Funcionan como complementos circunstanciales en la mayoría de los casos. Por ejemplo:
    Donde encontré la caña de pescar había muchos anzuelos.
    Allí había muchos anzuelos.
  • Oraciones subordinadas adverbiales impropias. También llamadas circunstanciales no adverbiales, no pueden ser sustituidas por adverbios, sino por complementos circunstanciales. Van introducidas por expresiones como porque, para que, por lo tanto, tantos… que, si, con tal de que, en el caso de que, aunque. Por ejemplo:
    Había muchos anzuelos porque es un pueblo pesquero.
    Había muchos anzuelos por eso.

Importante: Las proposiciones adverbiales también pueden ir introducidas por un verbo en forma no personal, por lo general un gerundio. En estos casos, el sujeto de los dos verbos es el mismo. Por ejemplo: El barco navegó luchando contra las olas. Los isleños volvieron a sus hogares caminando por la playa.

Tipos de oraciones subordinadas adverbiales

Dentro de las subordinadas adverbiales propias, se encuentran:

Oraciones subordinadas adverbiales locativas o de lugar

  • Señalan el lugar en el que se desarrolla la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por el pronombre donde, que, según las exigencias del verbo, podrá o no estar precedido de una preposición.
  • Para localizarlas, se debe preguntar “¿Dónde?” al verbo de la oración principal.
  • Pueden remplazarse por un adverbio de lugar (aquí, allí, allá, cerca, lejos).
  • Funcionan sintácticamente como circunstanciales de lugar.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales locativas:

  • El barco llegará donde siempre lo esperan.
  • El barco no pudo llegar hasta donde lo esperaban.

Oraciones subordinadas adverbiales temporales o de tiempo

  • Señalan el momento en el que se desarrolla la acción del verbo principal, que puede ser de anterioridad, simultaneidad o posterioridad.
  • Se encuentran encabezadas por el pronombre cuando o por locuciones adverbiales con valor temporal: antes/después de que, mientras que, tan pronto como, en cuanto, cada vez que, una vez que.
  • Para localizarlas, se debe preguntar “¿Cuándo?” al verbo de la oración principal.
  • Pueden remplazarse por un adverbio de tiempo (hoy, ayer, luego, mañana).
  • Funcionan sintácticamente como circunstanciales de tiempo.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales temporales:

  • El barco llegará cuando haga buen clima.
  • El barco llegará mientras estamos comprando los boletos.

Oraciones subordinadas adverbiales modales o de modo

  • Señalan el modo en el que se desarrolla la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por el pronombre como o por otros nexos y locuciones con significado similar: según, conforme a, tal y como, de manera que.
  • Para localizarlas, se debe preguntar “¿Cómo?” al verbo de la oración principal.
  • Pueden remplazarse por el adverbio de modo así.
  • Funcionan sintácticamente como circunstanciales de modo.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales modales:

  • El barco llegará como lo ha hecho siempre.
  • El barco llegará según lo acordamos.

Dentro de las subordinadas adverbiales impropias, se encuentran:

Oraciones subordinadas adverbiales causales o de causa

  • Señalan el motivo por el cual se desarrolla la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por la conjunción porque o por otros nexos y locuciones con significado similar: pues, ya que, puesto que, como (cuando la subordinada va delante de la oración principal).
  • Para localizarlas, se debe preguntar “¿Por qué?” al verbo de la oración principal.
  • Funcionan sintácticamente como circunstanciales de causa.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales causales:

  • El barco llegará tarde porque necesita una reparación.
  • Como necesita una reparación, el barco llegará tarde.

Oraciones subordinadas adverbiales finales o de finalidad

  • Señalan el propósito o la intención con que se desarrolla la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por la locución para que o por otras con significado similar: a fin de que, con el propósito de que, con la intención de que, en vista de que, a causa de que.
  • Para localizarlas, se debe preguntar ¿Para qué? al verbo de la oración principal.
  • Funcionan sintácticamente como circunstanciales de finalidad.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales finales:

  • El barco llegará para que realicemos nuestra travesía.
  • El barco llegará a fin de que viajen los turistas.

Oraciones subordinadas adverbiales condicionales o de condición

  • Señalan una condición para que se desarrolle la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por la conjunción si o por locuciones adverbiales con sentido similar: a condición de que, en caso de que, siempre que, con tal de que.
  • Para localizarlas, se debe buscar el nexo de enlace entre la proposición principal y la subordinada y comprobar que puede ser reemplazado por si sin que se modifique el sentido.
  • Funcionan sintácticamente como adyacentes o modificadores oracionales.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales condicionales:

  • El barco llegará si todo está preparado.
  • El barco atracará siempre que todo esté en condiciones.

Oraciones subordinadas adverbiales concesivas o de concesión

  • Señalan una objeción o dificultad para que se desarrolle la acción del verbo principal.
  • Se encuentran encabezadas por la conjunción aunque o por locuciones adverbiales con significado similar: por más que, si bien, por mucho que, aun cuando, a pesar de que.
  • Para identificarlas, se puede localizar el nexo de enlace y confirmar si puede remplazarse por aunque, y no por la conjunción adversativa pero. Si se puede sustituir por pero, estamos frente a una oración coordinada adversativa, y no una subordinada.
  • Funcionan sintácticamente como adyacente o modificador oracional.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales concesivas:

  • El barco llegará aunque haga mal clima.
  • Si bien el capitán está enfermo, el barco llegará a tiempo.

Oraciones subordinadas adverbiales consecutivas o de consecuencia

  • Señalan una consecuencia o un efecto de lo que se expresa en la oración principal.
  • Se encuentran encabezadas por nexos correlativos (tan… que, tanto… que, tal… que) en caso de que sean intensivas, o por nexos consecutivos (de modo que, por lo tanto, así que, de manera que) en caso de que sean no intensivas.
  • Para identificarlas, se pueden localizar los nexos y confirmar si la causa aparece en la oración principal y su consecuencia en la oración subordinada.
  • Funcionan sintácticamente como complemento del cuantificador o modificador oracional, dependiendo de si es intensiva o no.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales consecutivas:

  • El barco llegará tan cargado que habrá buenas ventas.
  • El barco llegará pronto, de modo que habrá buenas ventas.

Oraciones subordinadas adverbiales comparativas o de comparación

  • Establecen una comparación entre dos términos.
  • Se encuentran encabezadas por los nexos comparativos como (precedidos por tan y tanto) y que (precedidos por más, menos, mejor, peor, mayor, menor, igual, entre otros).
  • Para identificarlas, se puede localizar el nexo de unión entre la oración principal y la subordinada, que suele estar dividido en dos partes: el cuantificador en la principal y la conjunción en la subordinada. Después se debe confirmar que existe una comparación entre las partes, que puede ser de igualdad, inferioridad o superioridad.
  • Funcionan sintácticamente como complemento del cuantificador.

Ejemplos de oraciones subordinadas adverbiales comparativas:

  • El barco llegó más cargado que en otras ocasiones.
  • El barco llegó tan cargado como en otras ocasiones.

Atención: Las oraciones subordinadas adverbiales consecutivas y comparativas son incluidas por algunas corrientes gramaticales dentro del grupo de adverbiales impropias, mientras que otras las excluyen y las toman como clases independientes.

Análisis sintáctico de oraciones subordinadas

Sigue con:

Ejercicios: oraciones subordinadas adverbiales

Referencias

  • Alarcos Llorach, E. (1999). Gramática de la lengua española. Espasa.
  • García Negroni, M. M. (2016). Para escribir bien en español. Claves para una corrección de estilo. Waldhuter.
  • Real Academia Española (2011). Nueva gramática de la lengua española. Espasa.

Cómo citar

"Oraciones subordinadas adverbiales". Autor: Vanesa Rabotnikof. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/oraciones-subordinadas-adverbiales/. Última edición: marzo 4, 2024. Consultado: abril 9, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Vanesa Rabotnikof

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires). Especialización en Edición (Universidad Nacional de La Plata).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: marzo 4, 2024

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)