Uso de las comillas

Las comillas (« » o “ ”) son un signo ortográfico que se utiliza para introducir citas textuales, enmarcar títulos de cuentos, encerrar pensamientos de personajes o destacar palabras, entre los usos más frecuentes.

Ejemplos de comillas:

  • El especialista afirmó: «Los cambios tecnológicos mejoran la vida de las personas».
  • «Ojalá el tren llegue a tiempo», pensó Julián en la estación.
  • «La carta robada» es un cuento de Edgar Allan Poe.

Las comillas son un signo doble, puesto que hay uno de apertura (« o “) y otro de cierre (» o ”). El de apertura se coloca junto a la palabra posterior y separado por un espacio de la anterior. El de cierre se coloca junto a la palabra anterior y separado por un espacio de la posterior. Por ejemplo: Un «gamer» es una persona que se dedica a jugar videojuegos.

Tipos de comillas

Existen tres tipos de comillas:

«Todos merecemos ser felices», dijo la mujer.

  • Comillas simples (‘ ’). Son aquellas que se utilizan en tercer lugar, esto es, cuando se debe enmarcar un elemento que se encuentra en un enunciado que está entre comillas inglesas (“ ”). Por ejemplo:

El relato comienza así: «“¿Qué significa ‘hiperespacio’?”, preguntó el periodista al científico».

  • Comillas inglesas o voladas (“ ”). Son aquellas que se utilizan en segundo lugar, es decir, para enmarcar una palabra o un enunciado que se encuentra dentro de otro que está entre comillas angulares, latinas o españolas (« »). Por ejemplo:

El presidente afirmó: «He hablado con el ministro y dijo: “Todo se ha solucionado”, así que no deben preocuparse».

Importante: La Real Academia Española recomienda este orden de uso de las comillas (« “ ‘ ’ ” »). Sin embargo, en distintos tipos de textos, es frecuente que se prescinda de las comillas angulares y se usen directamente las comillas inglesas o voladas (“ ”) y, en segundo lugar, las comillas simples (‘ ’).

Usos de las comillas

Las comillas:

  • Introducen citas textuales. Por ejemplo:

En la conferencia el autor concluye: «Todas las especies son igual de importantes para sostener el funcionamiento de un ecosistema».

Sin embargo, si la cita incluye varios párrafos o más de cuarenta palabras, se coloca en un párrafo aparte, con sangría, sin comillas y con un tamaño menor de fuente. Por ejemplo:

El cuento de Horacio Quiroga comienza:

Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y los sapos, a los flamencos, y a los yacarés y los pescados. Los pescados, como no caminan, no pudieron bailar; pero siendo el baile a la orilla del río, los pescados estaban asomados a la arena, y aplaudían con la cola. (Horacio Quiroga, “Las medias de los flamencos”)

  • En obras literarias, enmarcan los pensamientos en discurso directo de los personajes. Por ejemplo:

«No creo que pueda llegar a tiempo», pensó Josefina.

Si el pensamiento consta de varios párrafos, delante del primero se colocan las comillas de apertura («) y delante de los siguientes, las de cierre (»). Al final del último párrafo se escriben comillas de cierre. Por ejemplo:

Después de caminar un rato, pensó:

«Estoy muy contento por todas las buenas noticias que he recibido.

»Mañana visitaré a mi familia. No puedo esperar para contarles cómo ha ido todo».

  • En textos manuscritos, señalan que una expresión o una palabra es vulgar, de otra lengua, o que se emplea con un sentido irónico o distinto al habitual. Por ejemplo:

Compraron un «croissant» y lo compartieron.

En textos impresos, los extranjerismos deben ir en cursiva, y no entre comillas, pero para los otros usos se puede optar por las comillas o la cursiva.

  • Enmarcan los nombres de cuentos, artículos, poemas, discursos, entre otros. Por ejemplo:

«El Aleph», de Jorge Luis Borges, es un cuento excelente.

  • Enmarcan los apodos que están entre el nombre y el apellido de una persona. Por ejemplo:

Dwayne «La Roca» Johnson actuará en una nueva película.

  • En textos manuscritos, enmarcan un término o una expresión sobre la que se brinda información desde un punto de vista gramatical o lingüístico. Por ejemplo:

El verbo «tener» pertenece a la tercera conjugación.

En los textos impresos, estos términos o expresiones no van entre comillas, sino en cursiva.

  • Enmarcan los significados o las definiciones en obras de carácter lingüístico. En este caso, se emplean las comillas simples (‘ ’). Por ejemplo:

La palabra «hello» significa ‘hola’ en español.

Usos incorrectos de las comillas

Las comillas no se deben utilizar para:

  • Enmarcar nombres de personas, instituciones, premios, empresas, marcas comerciales o siglas, entre otros.
    Por ejemplo: *La reunión se llevó a cabo en el «Ministerio de Educación». La forma correcta es: La reunión se llevó a cabo en el Ministerio de Educación.
  • Enmarcar títulos de libros, revistas, periódicos, películas, cómics, cuadros, esculturas, obras de teatro, entre otros.
    Por ejemplo: *Mi película favorita es «La historia sin fin». Estos títulos se escriben en cursiva.

Combinación de las comillas con otros signos de puntuación

  • Coma (,), punto y coma (;), punto (.) y dos puntos (:). Siempre se colocan junto a y detrás de la comilla de cierre (»), nunca delante. Por ejemplo:

El actor afirmó: «Me encantó trabajar en esta película».

  • Signos de interrogación (¿?) y exclamación (¡!). Si una oración interrogativa o exclamativa contiene un enunciado entrecomillado, los signos de interrogación y exclamación se colocan por fuera de las comillas, enmarcando la oración principal. Por ejemplo:

¿Has leído «La continuidad de los parques»?

En cambio, si solo el enunciado entrecomillado es interrogativo o exclamativo pero el resto de la oración no, estos signos se colocan dentro de las comillas. Por ejemplo:

«¡Qué hermoso lugar!», pensó Mario.

  • Signos de puntuación del texto original. Al tomar una cita textual, se transcriben todos los signos de puntuación que están en el texto original, salvo por el punto del final. Por ejemplo:

«Hola. ¿Cómo has estado?», preguntó el encargado.

  • Llamada de nota al pie. Cuando hay una nota al pie, se coloca la llamada entre las comillas de cierre (») y el punto. Por ejemplo:

El autor afirma: «Todas las vacunas sirven para evitar el contagio de enfermedades»*.

*Para obtener información más precisa, se puede consultar el último informe del Centro Nacional de Epidemiología.

Sin embargo, si la llamada es para hacer una aclaración sobre la última palabra del texto entrecomillado, se coloca delante de las comillas de cierre. Por ejemplo:

El ministro de salud aseguró: «Ha mejorado considerablemente la situación del nuevo virus*».

            *El virus H1N1.

Sigue con:

Referencias

  • García Negroni, M. M., Pérgola, L. y Stern, M. (2004). El arte de escribir bien en español. Manual de corrección de estilo. Santiago Arcos.
  • Real Academia Española. (2005). Comillas. En Diccionario panhispánico de dudas. https://www.rae.es/
  • Real Academia Española. (2010). Ortografía de la lengua española. Espasa.
  • Sánchez, C. (08 de febrero de 2019). Citas con más de 40 palabras. Normas APA (7ma edición). https://normas-apa.org/citas/
  • Sánchez, C. (08 de febrero de 2019). Citas con menos de 40 palabras. Normas APA (7ma edición). https://normas-apa.org/

Ejercicio: uso de las comillas

Cómo citar

"Uso de las comillas". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/uso-de-las-comillas/. Última edición: diciembre 18, 2023. Consultado: febrero 22, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: diciembre 18, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)