Descripción de una persona

Describir a una persona es presentar con palabras un detalle de las características físicas y/o de personalidad que la distinguen.

Ejemplo de descripción de una persona:  

Era bella, elástica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenía el cabello liso y negro y largo hasta la espalda, y una aura de antigüedad que lo mismo podía ser de Indonesia que de los Andes. Estaba vestida con un gusto sutil: chaqueta de lince, blusa de seda natural con flores muy tenues, pantalones de lino crudo, y unos zapatos lineales del color de las bugambilias.  

“El avión de la bella durmiente” de Gabriel García Márquez

En los textos, las descripciones aparecen en lo que se denomina secuencias descriptivas que se suelen introducir en medio de las secuencias narrativas para caracterizar una porción de la realidad: paisajes, objetos, sentimientos, personas, entre otros.

Tipos de descripción

Existen distintos tipos de descripción de una persona:

  • Prosopografía. Se describen los rasgos exteriores de la persona: su cuerpo, su cara, sus manos, sus ojos, entre otros.
  • Etopeya. Se describen los rasgos interiores de la persona: sus virtudes, defectos, preocupaciones, deseos, creencias, entre otros.
  • Retrato. Se describen los rasgos físicos y morales de una persona, es decir, es una combinación de la prosopografía y la etopeya.

La descripción de una persona puede ser objetiva o subjetiva. Las descripciones objetivas son las que describen a la persona de una manera exacta y sin incluir valoraciones personales, mientras que las subjetivas son aquellas que aportan las apreciaciones personales del que describe.

Por otro lado, la descripción puede ser de estado o de proceso. La descripción de estado muestra a la persona como si se le hubiera sacado una fotografía en un determinado momento. La de proceso, por el contrario, describe a la persona como si se la estuviera filmando y se muestran los cambios que se presentan en ella.

En las descripciones de personas se suelen utilizar los verbos en tiempo presente o en pretérito imperfecto y abundan los adjetivos. Para lograr una descripción convincente se suelen usar recursos literarios, como las imágenes sensoriales, la personificación, la comparación, la metáfora o la enumeración.

¿Cómo describir a una persona?

Para describir a una persona se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Observar y elegir los rasgos físicos y de personalidad más representativos de la persona.
  2. Describirlos en orden, empezando por los físicos y continuando con los de personalidad.
  3. Presentar a la persona en un ambiente, para que quede enmarcada en un contexto.
  4. Recurrir a los recursos literarios para lograr una descripción vívida y atractiva: metáforas, comparaciones, imágenes sensoriales, enumeraciones, entre otros.

Describir físicamente a una persona

La descripción física de una persona se denomina prosopografía y para hacerla correctamente, se debe prestar atención a la estatura de la persona, su edad, su aspecto, su pelo, su rostro, su piel, si presenta alguna característica distintiva o su forma de vestir. Por ejemplo:

  • Doña Perfecta, de Benito Pérez Galdós

Frisaba la edad de este excelente joven en los treinta y cuatro años. Era de complexión fuerte y un tanto hercúlea, con rara perfección formado, y tan arrogante, que si llevara uniforme militar ofrecería el más guerrero aspecto y talle que pueda imaginarse. Rubios el cabello y la barba, no tenía en su rostro la flemática imperturbabilidad de los sajones, sino por el contrario, una viveza tal que sus ojos parecían negros sin serlo.

  • “La tuerta”, de Julia Lopes de Almeida (traducción de Braulio Sánchez-Sáez)

La tuerta era una mujer delgada, alta, macilenta, de pecho hendido, busto arqueado, brazos largos, delgados, anchos en los codos, gruesos en las muñecas; manos grandes, huesudas, arruinadas por el reumatismo y el trabajo; uñas gruesas, chatas y cenicientas, cabello crespo, de un color indeciso entre el blanco sucio y el rubio ceniza, ese cabello cuyo contacto parece áspero y espinoso; boca contraída en una expresión de desprecio, cuello largo, arrugado, como el pescuezo de los cuervos; dientes enfermos y cariados.

  • El desorden de tu nombre, de Juan José Millás

Julio se fijó en Laura enseguida. Estaba sentada en un banco, entre dos señoras, con las que parecía conversar. Su rostro, y el resto de su anatomía en general, eran vulgares, pero debieron remitirle a algo antiguo, y desde luego oscuro, en lo que sintió que debía haber estado implicado. Tendría unos treinta y cinco años y llevaba una melena veteada que se rizaba en las puntas, intentando quebrar una disposición de los cabellos que evocaba en Julio alguna forma de sumisión; las ondulaciones, más que quebrar esa disposición, la acentuaban. Sus ojos, con ser normales, tenían cierta capacidad de penetración, y cuando se combinaban con los labios, en una especie de sincronía cómplice y algo malévola, lograban seducir imperceptiblemente. El resto de su cuerpo era una línea ligeramente ensanchada en las caderas, que –sin llegar a resultar desgarbada– carecía de la apariencia de efebo que tal clase de cuerpo suele evocar, especialmente si pertenece a una mujer madura.

Algunos de los adjetivos que pueden ayudar a crear la descripción física de una persona son:

  • Cuerpo: alto, bajo, robusto, esbelto, corpulento, débil, enfermizo, maduro, joven, viejo, sano, rudo, hermoso, entre otros.
  • Cabello: rubio, morocho, negro, áspero, brillante, descuidado, cuidado, ondulado, rizado, sucio, prolijo, entre otros.
  • Rostro: hermoso, radiante, atractivo, curtido, expresivo, redondo, fresco, delgado, dulce, inexpresivo, cautivador, arrugado, entre otros.
  • Piel: morena, clara, curtida, áspera, suave, rojiza, oscura, seca, amarillenta, pálida, entre otros.
  • Boca: sensual, encantadora, carnosa, delicada, fina, dura, grande, pequeña, coqueta, elegante, pálida, entre otros.
  • Nariz: chata, aguileña, curva, estilizada, respingada, imponente, armoniosa, prominente, grande, entre otros.

Describir la personalidad de una persona

La descripción de la personalidad de una persona se denomina etopeya y para hacerla correctamente se deben tener en cuenta los rasgos generales de esa persona: sus virtudes, defectos, preocupaciones, deseos, creencias, motivaciones, valores e intenciones, entre otros. Por ejemplo:

  • El camino de Sherlock, de Andrea Ferrari

En el club me hice mi primer amigo: Pablo. Era dos años mayor y me caía muy bien. Me parece que él era mucho más raro que yo, por lo cual a su lado me veía bastante normal y eso era una ventaja. Pablo vivía con su abuela, no sabía dónde estaban sus padres y tenía muchos problemas en la escuela porque se portaba mal y solía enfurecerse. Cuando estaba verdaderamente furioso rompía cosas.

  • El perfume, de Patrick Suskind (traducción de Pilar Giralt Gorina)

Madame Gaillard, interiormente, hacía mucho tiempo que estaba muerta. De niña había recibido de su padre un golpe en la frente con el atizador, justo encima del arranque de la nariz, y desde entonces carecía de sentido del olfato y de toda sensación de frío y calor humano, así como de cualquier pasión. Tras aquel único golpe, la ternura le fue tan ajena como la aversión, y la alegría tan extraña como la desesperanza.

  • Rafaela, de Mariana Furiasse

Además, soy tímida. Y callada. Y las cosas que me gustan no las puedo compartir con mis amigas. Me gustan los libros, el cine y el teatro y otras cosas arriesgadas. Pero, por sobre todas las cosas, amo mi violín desde que cayó en mis manos luego de que papá se fue. “Papá tocaba el violín como los dioses”, dice mamá siempre que acepta hablar de él.

Algunos de los adjetivos que pueden ayudar a describir a una persona desde el punto de vista de su personalidad son: optimista, sincera, paciente, alegre, egoísta, arrogante, manipuladora, antipática, caradura, leal, rara, presumida, perezosa, fanfarrona, divertida, exigente, generosa, fiel, noble, original, cariñosa, determinada, perspicaz, enérgica, tímida, débil, desordenada, malvada, triste, vaga, valiente, tacaña, tolerante, apasionada, entre otros.

Sigue con:

Ejercicios: descripción de una persona

Indica qué tipo de descripciones son las siguientes:

Referencias

  • AA.VV. (2007). Lengua y Literatura 1. Edelvives.
  • AA.VV. (2014). Lengua y Literatura 1-2. SM
  • Kohan, S.A. (2018). Recursos de estilo y juegos literarios. Cómo dar brillo y fuerza a tu escritura. Alba.
  • Reyzábal, M.V. (1998). Diccionario de términos literarios. Acento.

Cómo citar

"Descripción de una persona". Autor: Catalina Travi. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/descripcion-de-una-persona/. Última edición: marzo 19, 2024. Consultado: abril 9, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Catalina Travi

Profesora en Letras (Universidad Católica Argentina)

Revisado por: Inés Iraeta

Licenciada en Comunicación Periodística (Universidad Católica Argentina)

Última edición: marzo 19, 2024

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)