Adecuación

La adecuación es la cualidad que tienen aquellos textos que son apropiados para el contexto de un evento comunicativo.

Ejemplos de adecuación:

Un estudiante le dice al profesor: “¿Podría explicar de nuevo cómo se suman las fracciones, por favor?”. En este texto hay adecuación al contexto, porque los términos y la forma de pedir son correctos para ese evento comunicativo.

Según M. A. K. Halliday, el teórico que desarrolló la lingüística sistémico funcional, la adecuación se logra cuando un texto tiene un registro correcto. El registro es una operación que realizan todos los hablantes cuando elaboran un texto y que consiste en seleccionar aquellos elementos del lenguaje, como las palabras, las estructuras y los tonos, que son más apropiados para un evento comunicativo.

Por ejemplo, cuando una persona saluda a otra, tiene diferentes opciones para elaborar el mensaje. Si saluda al vendedor de una tienda, lo más adecuado para esa situación sería que empleara un lenguaje formal. Por ejemplo: Buenos días, ¿cómo está? En cambio, si saluda a un amigo, lo más adecuado para ese contexto sería que utilizara un lenguaje informal. Por ejemplo: ¡Hola! ¿Cómo estás?

Importante: En la lingüística sistémico funcional, el término texto no hace referencia solo a los mensajes escritos, sino también a los orales.

Elementos de la adecuación

La adecuación se logra cuando un texto se adapta a los distintos elementos del contexto situacional, que son:

  • El evento social. Es la actividad que están llevando a cabo los participantes en un determinado sitio.
    Por ejemplo: Dos amigos conversan en un parque.
  • El tema. Es aquello sobre lo que están hablando o escribiendo.
    Por ejemplo: Dos amigos conversan sobre un partido de baloncesto que se jugó el día anterior.
  • El vínculo entre el hablante y el oyente. Es la relación que hay entre los participantes, que puede ser formal o informal.
    Por ejemplo: Entre dos amigos que conversan sobre un partido de baloncesto, el vínculo es informal.
  • La intención del hablante. Es el objetivo que tiene una persona cuando emite un mensaje, que puede ser pedir algo, expresar un sentimiento, brindar información, entre otros.
    Por ejemplo: Si el emisor dice: “Estoy muy contento de que mi equipo haya ganado”, su intención comunicativa es expresar un sentimiento.
  • El canal. Es el medio que se emplea para transmitir un mensaje, que puede ser oral o escrito.
    Por ejemplo: Si los amigos están hablando, el canal es oral.

Importante: En la lingüística sistémico funcional de M. A. K. Halliday, los elementos del contexto situacional que influyen en la adecuación se agrupan en tres componentes:

  • Campo. Está conformado por la actividad que están realizando los participantes en un lugar y por aquello sobre lo que trata el texto. Determina qué tipo de lenguaje y qué términos se utilizarán en relación con el evento social y el tema.
  • Tenor. Está conformado por los roles y los objetivos de los participantes. Se refiere al vínculo entre el hablante y el oyente y a la intención del hablante, que puede ser más o menos formal, más o menos cortés, entre otros aspectos.
  • Modo. Está conformado por el medio que se utiliza para transmitir un mensaje. Determina la estructura, la extensión y el vocabulario del texto.

Ejemplos de adecuación e inadecuación

  1. Un médico le dice a su paciente: “Usted tiene dermatitis perioral y debe tratarla con eritromicina”.
    El texto no es adecuado al contexto, porque, si bien los términos están correctamente empleados, no se adaptan al evento social, puesto que un paciente no cuenta con el mismo nivel de conocimiento específico que un médico.
  2. En una enciclopedia dice: “Los animales vertebrados son aquellos que tienen una espina dorsal o una columna compuesta por vértebras”.
    El texto es adecuado al contexto, porque al emplear el lenguaje formal y términos específicos para elaborar la definición, se adapta a todos los elementos del contexto enciclopédico.
  3. En su discurso, un candidato a presidente dice: “Me comprometo a mejorar la situación del país”.
    El texto es adecuado al contexto, porque el candidato brinda información pertinente respecto a los elementos del contexto, que sería una campaña electoral.
  4. Una persona le dice a un amigo en un mensaje de texto: “¿Qué camisa compro? ¿La roja o esta?”.
    El texto no es adecuado al contexto. La distancia espacial entre los dos hablantes no permite que el oyente reconozca los referentes de la roja y esta. Por lo tanto, el texto no se adapta correctamente al evento social y al canal escrito.
  5. En un partido de fútbol, un jugador le pregunta a otro del equipo contrario: “¿Cuál es la mejor técnica para patear al arco?”.
    El texto no es adecuado al contexto, porque el primer jugador no tuvo en cuenta el vínculo entre el hablante y el oyente ni la situación en la que se encuentran.
  6. Un profesor de matemáticas les pregunta a los estudiantes: “¿Cuánto es 9 x 4?”.
    El texto es adecuado al contexto, porque la formulación y el contenido de la pregunta se adaptan a todos los elementos de la situación de clase escolar.
  7. Un hombre llega a la casa de su padre y le dice: “Buenas tardes. ¿Cómo ha estado usted?”.
    El texto no es adecuado al contexto, porque se utiliza el lenguaje formal en una situación en la que los participantes tienen un vínculo informal.
  8. Un vendedor le pregunta a un cliente: “¿Y? ¿Va llevar algo o no?”.
    El texto no es adecuado al contexto, porque el evento social y el vínculo entre el hablante y el oyente exigen un trato de cortesía.
  9. En el elevador de un edificio, colocaron un cartel que dice: “Señores vecinos: Cierren bien las puertas del ascensor, por favor. Muchas gracias”.
    El texto es adecuado al contexto, porque al emplear el lenguaje formal y construcciones que expresan cortesía, se adapta al evento social y al vínculo entre los participantes.
  10. Una científica le dice a su colega: “Pásame ese tubo de ensayo, por favor”.
    El texto es adecuado al contexto, porque el pedido con cortesía se adapta a todos los elementos de la situación laboral en la que se encuentran los participantes.

Adecuación, coherencia y cohesión

La adecuación, la coherencia y la cohesión son tres propiedades que deberían tener todos los textos, puesto que permiten que un mensaje sea pertinente para una situación y que esté bien estructurado para que los receptores puedan comprenderlo.

La adecuación es la propiedad que tiene un texto cuando se adapta al contexto situacional. En cambio, la coherencia es la propiedad que tienen aquellos textos que se perciben como una unidad, porque no presentan contradicciones y tienen una estructura en la que todas sus ideas se relacionan entre sí y con el tema central de forma lógica.

Por otra parte, la cohesión es la propiedad que poseen los textos cuando sus palabras y oraciones están vinculadas semánticamente, porque la interpretación de un elemento depende de otro que se menciona antes o a continuación.

Referencias

  • Ghio, E. y Fernández, M. D. (2005). Manual de lingüística sistémico funcional. El enfoque de M. A. K. Halliday y R. Hasan: aplicaciones a la lengua española. Universidad Nacional del Litoral.
  • Menéndez, S. M. (2006). ¿Qué es una gramática textual? Littera.

Sigue con:

Ejercicio: adecuación

Cómo citar

"Adecuación". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Enciclopedia del Lenguaje. Disponible en: https://lenguaje.com/adecuacion/. Última edición: diciembre 9, 2023. Consultado: febrero 22, 2024. Año: 2023.

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Revisado por: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: diciembre 9, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)